Sólo algunas navieras (como Royal Caribbean) permiten cambiar de camarote por un alojamiento de precio superior una vez iniciado el viaje, y siempre en función de la disponibilidad. Deberás abonar la diferencia.