Está terminantemente prohibido fumar en la mayor parte del buque. Solamente en algunos salones existen zonas reservadas a tal efecto. Con el objeto de evitar cualquier peligro de incendio, es sumamente importante apagar siempre los cigarrillos en los ceniceros, sin tirarlos encendidos jamás, ni siquiera al mar.