Algunas compañías aéreas aplican unos recargos en función de la tarjeta seleccionada a la hora de reservar el vuelo. Éstas varían dependiendo de la clase de tarjeta elegida: débito y crédito; del titular: particular o empresa; o de la bandera: Master Card, Visa, American Express o Dinners. También varían en función del destino: nacional o internacional, o del importe del billete de avión, ya que en algunos casos es un porcentaje sobre el precio.
 
Como este cobro se aplica directamente desde la aerolínea, en Atrápalo nos vemos obligados a repercutir este cobro al comprador, por la misma cantidad, en nombre de la compañía aérea. 
 
A principios de septiembre de 2014 fue aprobada una normativa por la que ya no se podían aplicar más recargos en determinadas tarjetas de crédito. Sin embargo, algunas compañías aéreas no los han eliminado y siguen cobrando por este concepto.
 
Desde Atrápalo abogamos para que estos  recargos desaparezcan lo antes posible de aquellas compañías que aún siguen con esta práctica.